miércoles, mayo 05, 2010

"Fanatismo"

Desde que entré al posgrado me he topado con gente nada bonita que se cree el intelectual que México esperaba.
En este semestre los que más irritado son los compañeros de una clase en donde se habla de movimientos sociales, ente ellos algunos movimientos de oganizaciones religiosas -mas no por ello son movimientos "religiosos".
El problema es que los compañeritos son, al menos durante la clase, inteligentísimos intelectuales librepensadores ateos que miran con desdén a los ceyentes.

Sí, son de ese tipo de personas que se creen superiores a los demás por tener estudios y ser, al menos un par de horas a la semana, unos librepensadores que no comprenden a los pobrecitos creyentes, a quienes tienen por masas manipulables. PFfffff Pedantes.
Lo que más me irrita es que son, o al menos, intentan ser humanistas, y todos estos procesos sociales los quieren explicar con una palabrita:


Fanatismo.


Si, bonita palabra que refiere a una pasión desbordada, exaltación de las emociones que, a veces lleva a acciones violentas...pero NO es suficiente para explicar los problemas socio-religiosos. Es más, la maldita palabra ha sido utilizada tantas veces que su contenido se ha vaciado y ahora es una palabrita comodín, es decir:
No quiero pensar más.

El lunes finalmente presente una de las ponencias que estaba preparando, y una de las preguntas que me hiceron fue, precisamente, que si la mercadoctecnia (pufff otra palabrita comodín) fomentaba el fanatismo.
Díiiicen que de inmediato se me notó la incomodidad y desagrado por la pregunta, pero es que la señora quería que le respondiera tajantemente Sí, sin comprender que en la oferta de opciones religiosas también se relaciona con una demanda. Si ves "Toma Coca-Cola" por todos lados, no implica que necesariamente vas a tomar solamente coca-cola...el receptor del mensaje también derecho a rechazar o aceptar la oferta en caso de que cumpla sus necesidades.

En fin, que en el seminario no hay tanto problema, y no había tiempo para pelear minucias. Pero en una clase de posgrado sí hay tiempo, y me dan lástima mis compañeros que tienen una mentecita tan obtusa. Pereza mental, pura pereza mental.
Si todo lo relacionado a los problemas religiosos lo quieren explicar con Fanatismo, sólo puedo concluir que hay muchas neuronas que siguen sin estrenar.