lunes, mayo 17, 2010

Escuchándo ángeles

En la librería coyoacanense en la que trabajé durante algunos meses se vendía de todo un poco. Cuenta una leyenda que esa librería, durante sus años mozos, fue un gran foco de cultura a la que acudían todo tipo de intelectuales mexicanos, y que se tenía por una de las mejores. Sin embargo, cuando yo trabajé ahí nunca me tocó ver a una verdadera celebridad, sólo algunos clientes convertidos en verdaderos personajes...y hoy les hablaré sólo de un tipo de clientes: Los esotéricos.
Sí, la librería tenía un amplio surtido de artículos esotéricos-new age-holísticos, similares y conexos, entre ellos libros, kits y discos.
Los discos eran los más curiosos, había selecciones que iban de títulos de música clásica retomada bajo un discurso de"armonizar el espacio hogareño", es decir, con una lectura feng shui style, los tipicos discos infantiles de baby mozart, hasta los que aseguraban facilitar el contacto con los ángeles.Sí, con los ángeles (y no me refiero a este tipo de ángeles) . Es más, cada ángel tenía su propio disco, adornado con su propio color.

Esos discos aseguraban el contacto con los ángeles en una especie de ritual. De esta manera, cada pieza tenía una indicación como "Comunicándote con tu ángel" "Estableciendo contacto" Entrando en meditación"
Algunos tenían 8 ó 10 piezas. En una ocasión, pusimos esos discos en vez de los Putumayo, pues todos teníamos curiosidad del tipo de contenido del disco... Aunque nos llevó un impulso de escepticismo, todos esperábamos que comenzaran a flotar cosas, o que los ángeles bajaran a ayudarnos a reetiquetar los libros, o mínimo que alguien hablara en alguna lengua muerta.
Nada pasó. De hecho, la música de los discos de ángeles era música clásica...Vivladi,Mozart, Haydin, y otras piezas que ya no recuerdo. Snif. ni modo, no pudimos ver a ningún ángel.
Esto de los ángeles y de la música de los ángeles, parte del supuesto de que la música es unos de los medios para acceder a lo más sagrado. Así, se supone que con ciertas notas especiales que consigue la música clásica se activan esos sensores especiales de nuestro cerebro, gracias a los cuales entraríamos en la misma sintonía que los seres angélicos.
No recuerdo si se vendían o se solicitaban mucho ese tipo de discos, lo que si recuerdo es que lo libros y los famosos kits eran de los más pedidos... pero eso luego se los platico.

No hay comentarios.: