martes, abril 13, 2010

Magritte me debes una





Magritte está en la Ciudad de México.
Sí, hace casi un mes se inauguró una exposición de este autor surrealista.
En medio de un extraño protocolo que incluyó la presentación de Gloria Trevi (una cantante mexicana, ex prisionera por cargos de trata de personas, abusos y otras linduras).
¿A quién se le ocurrió llevar a semejante "joyita" al máximo recinto de Bellas Artes del país? No tengo idea, pero supongo que fue alguien con un retorcido sentido del arte y buen gusto o con un extraño sentido del humor al llevar a una "artista" a una inauguración sobre surrealismo.

Magritte fue un pintor bastante singular, pues además de sus constantes acercamientos y rupturas con André Breton, solía jugar con las palabras y las nociones de sentido/representación.
Fuimos a la exposición durante las vacaciones de semana santa (oh sí, mi hermoso Estado Laico da vacaciones durante la semana mayor del cristianismo), y como lo esperábamos la exposición tenía bastante público...lo malo es que muchos eran adolescentes con cara de fastidio; en contraste, unos chiquillos juguetones disfrutaban de lo lindo las obras y las pantallas multimedia mientras algunos oficinistas sangrones pasaban horas observando las obras con la típica pose intelectual: la mano en la barbilla y mirada de desdén a todos los demás mortales.


María Félix te enseña la técnica correcta del intelectual.

Así, en medio de este ambiente variopinto pude ver de cerquitass algunas de las pinturas más famosas de este artista, muchas de las cuales había visto sólo en libros, como la serie de pinturas del sujeto con traje y cuyo rostro nunca aparece, y otras las vi por primera vez, como "El cumpleaños"
Sin embargo,me sentí incompleta. Durante un semestre llevé la lectura de Michel Foucault "Las palabras y las cosas", en donde una de las figuras centrales es la famosa pipa de Magritte... La maldita pipa que no es pipa, pero sí parece pipa y entonces... Numerosas machincuepas mentales dimos para comprender el texto de Foucault y la pintura de la maldita pipa y no la trajeron o al menos no la vi.Después de tantas noches sin dormir pensando en esta maldita casipipa esperaba verla, para al menos al tenerla frente a mi, obtener una epifanía sobre el significado de la pipa... o para mentársela a gusto a Magritte.

En fin, la exposición, algo confusa para mi gusto (es que empezamos por otra sala), en esta ocasión resaltó la cuestión lúdica, con muchas pantallas, proyectores y computadoras intentaron captar la atención del público. No me parece tan mala idea, pues es sólo un refuerzo,lo malo es que a veces llama mucho más la atención que los objetos expuestos.

2 comentarios:

HipopotAmus! dijo...

Hola! yo apenas fui ayer a la exposición y ya tenía muchísima gente menos y no todos eran alumnos de preparatoria con cara de fastidio, mas bien gente que se sentía de high society y veía a todos los presentes con cara de desdén aunque obviamente todo el mundo estaba concentrado en los proyectores y el taller lo que me dio la oportunidad de recorrer las salas y disfrutar de los cuadros con tanto como yo quisiera.

No imaginaba que en la exposición estuvo Gloria Trevi, que extraño...

Y no, no estaba el cuadro de la pipa a pesar de las numerosas ocasiones en la que es mencionada. Una lastima, date una vuelta ahora que ya esta mas tranquilo, vale la pena volver a verla.

Un beso.

Sidurti dijo...

Hola. Qué bueno que te gustó la expo, el día que nosotros fuimos fue en semana santa, así que seguramente la mayor parte de los chicos tenían que hacer tareas, fueron a la fuerza y por eso no siempre se disfrutan las exhibiciones. En fin, espero tener algún tiempo para ir, un saludo