domingo, diciembre 27, 2009

Si lo sabe dios...

Hace unas entradas prometí que intentaría lidiar con mi autocensura.
¡Pero es muy complicado!
En mis diarios personales me descargo de todas las emociones, hasta groserías escribo contra los que me caen mal, me hacen enojar y demás, pero aquí temo herir a algunas personas o dejar pistas y que algún familiar se entere de que les conté a todos cómo es que mi tía siempre nos hace reír por sus extraños razonamientos y cosas así.

Por eso casi siempre hablo de mí, pero Mí soy muy aburrida. Llevo una vida absurdamente cotidiana, como hoy, que fui al súper con mis papás y casi me atropella un Mi pequeño Pony con su carrito metálico.

(El susodicho Pony preguntando por algún productor lácteo)



O como el día que fui con mi familia a ver el mega arbolote navideño de la ciudad, y descubrí que fue patrocinado por Pe Psi, y que sólo es un mega cono con hartos foquitos.

Aquí, el Señor Patito frente al mugroso cono monumental)

En fin, les decía que llevo una vida muy aburrida, salvo por algunos ratos en los que tengo que borrar las ofertas de "Mira quien te bloqueó", porque esos mensajes suelen llegar de un sujeto que tengo bloqueado en el messenger.
Desde hace meses que me escondo de él, pues durante alguna temporada su interés por mí estaba bastante cercano al acoso. Llamadas, constantes invitaciones a un centro budista (¡Sigue al buda, sigue al buda!) en el que nos encontramos una vez que fui con MI novio, y después "casualmente" nos topábamos en la escuela o en las conferencias de las tardes.
Bueno, ustedes ya saben que el sujeto me desagrada, Yo y mis amigos ya lo saben... y espero que tras estos meses de estar huyendo de él, también lo sepa.

No hay comentarios.: