sábado, octubre 10, 2009

Quiero mi Otoño

El otoño es mi estación favorita. Desde hace años noto cómo cambia el color del atardecer, tengo las marcas de hasta dónde llega la luz del sol en mi habitación ciertos días. Me gusta el otoño porque buena parte de mis recuerdos están anclados a él.
Con el calorcito del otoño recuerdo la soledad que llegué a sentir cuando mi primer noviazgo estaba, paradójicamente, en las últimas muestras de afecto; también recuerdo mi primer semestre en la universidad y la necesidad de reencontrarme, de buscar mi camino en la carrera o abandonarla, de sacudirme la timidez y atreverme a encontrar nuevos amigos.
También me acuerdo de las tardes aventando grillos -o saltamontes- o mirando el atardecer desde el instituto, o un primer beso que me atrapó.
Extraño buena parte de eso, de esas emociones, de esas compañías frente a una taza de café -a veces una sola durante toda la tarde, incluso un día entero.
Reconozco que me he alejado mucho de mis amigos y ahora, cuando mi cabeza se llena de dudas envueltas en sueños y fantasías a futuro, es cuando más los necesito; pero compaginar los tiempos es complicado, hace falta una conjunción astral para que podamos coincidir en tiempo y espacio. Sí, muchos de ellos están ahí, en facebook, en hi5, en el mail o twitter, pero falta algo más, una pantalla no suple la oportunidad de mirarse a los ojos.

No hay comentarios.: