domingo, agosto 16, 2009

Autocensura



A veces así me siento al escribir en el blog. Me cuesta mucho, mucho trabajo abrirme por completo ante un medio público, en mi pedacito de la red que es mío, no más mío, pero al que puede caer cualquiera.

Tengo una larga tradición de diarios personales, de esos que son en un lindo cuadernillo o una simple libreta adornada a muy a mi estilo. Con ese ejercicio de autoayuda llevo algunos diez o más años, y debo aclarar que no han sido muy constantes pues escribo cuando me hace falta, por etapas.

Curiosamente esas etapas van relacionadas con mis relaciones personales, con los noviazgos. Desde hace unos años, mi última etapa con Tork, ha sido bastante estable y aún así me ha dado pie a páginas y páginas en esos diarios, en esas letras que son sólo para mí. Esa es una de las mayores diferencias entre este blog y mis diarios: aún cuando son pocos los comentarios, sé que varias personas me leen, y por ese motivo tengo miedo de ser tan directa o explícita en algunas cosas.
Digo, sería tan sencillo aquí relatarles todas mis infidelidades y fantasías con otros hombres patoaventuras , pero no se trata de descararme tanto.

Imagen de Alberto Montt, Dosis Diarias, corran a verlo.

2 comentarios:

Elizabeth dijo...

Yo era así con mi blog, me daba pavor escribir mas de la cuenta, pero en un arranque de sinceridad escribí con tanto desahogo que me quedó gustando. Ahora quiero harto a mi blog, creo que no soy capaz de borrarlo ya. No he sido amante a los cuadernitos llamados diarios pero mira mi Sidurti que estos pequeños rinconcitos en la red nos permiten volver a leer nuestra vida y personalmente cuando yo leo mis posteos viejos me doy cuenta que he mejorado. Soy mas abierta y sincera, ya menos prejuiciosa.
Un beso niña.

Sidurti dijo...

Gracias por el beso Eli.
Pues espero abrirme y soltarme el pelo poco a poco, o hacerlo si tanto prejuicio.
Estoy más acostumbrada a escribir sólo para mi.