lunes, mayo 18, 2009

Te quiero como amiga.

Esa fue una de las frases que más aparecieron en mi cuaderno de dedicatorias de la secundaria.
" Te quiero mucho... pero como amiga eh?"

Bueno, al principio pensé que era una frase estúpida de la típica despedida de la secundaria, una frase más de esas personas a las que no volvería a ver. Tiempo despues pensé que la razón e esa frase era que algunas de mis compañeras tenían algún rumor sobre mí, o sospechaban algo. Por esas fechas acababa de terminar con una amistad de tres años, lo cual hasta entonces sería lo más cercano a una ruptura amorosa, con todo y cartita de despedida.
Sin embargo, no sería la primera vez que se cuestionara mi sexualidad pues por esas fechas me juntaba mucho con los chicos de mi barrio, me comenzó a gustar el fút y me encantaba entrarle a las patadas. Pronto algunas vecinas comenzaban a hablar y verme raro, hasta mi amá comenzó a dudar de muchas cosas...pero lo que no sabía es que los chicos me buscaban y hasta me enamoré de uno de ellos shalala shalala.

Tuvieron que pasar unos cuantos años para que al fin se me hicera tener novio. El típico niño bonito de 10, jefe de grupo, que siempre hace trabajos extras, medio neurótico y workaholic. Nos gustamos, nos hicimos tontos un rato hasta que él me planeó una emboscada y me llegó.

Mi mamá hasta hace unos años lo adoraba, incluso estuvo a punto de ecirme que lo prefería por sobre Tork, mi actual tormento, casi me recriminó por terminar esa relación. Fue entonces que tuve que decirle una de las razones por las que terminé con el primero: Cuando la relación ya era sólo una formalidad, me decidí a enfrentarlo a decirle que no quería perder su amistad y que era mejor terminar por las buenas, él se armó de valor y se declaró bisexual...
En realidad, eso me dijo a mi, pero pronto salió por completo del clóset.
¿Me enojé? No. Me sorprendí, pues yo ya sospechaba que era gay, no bisexual. Se liberó,nos liberamos, y quedamos en muy buenos términos, aunque quedaban muchas cosas por platicar. Sin embargo ese día nos fuimos al cine con unos amigos y he de decir que yo estaba muy feliz, literalmente iba saltando de felicidad por avenida Insurgentes.

Muchos creen que lo tomé muy bien, con mucha madurez, pero también me costó algo de trabajo asimilarlo. Incluso escribí una horrible carta llena de dolor que nunca le dí, ni le daré; poco a poco supe que lo que en realidad me dolió fue que no confiara en mi para decirlo y que algunos amigos se enteraron antes, me dolió esa falta de confianza de quien en ese momento era el hombre al que amaba.

Creo que fue precisamente ese amor que aún le tengo lo que me hizo darle todo mi apoyo, así, incondicional; por eso me criticaron muchos amigos, varios me decían que incluso podrían ayudarme con una venganza...¡Por favor! Mejor otros se molestaron por lo que me pasó, en cambio yo sabía que de haberme dejado por otra chica me habría dolido mucho más, cosas del ego...lo supe cuando, meses después, lo vi tomado de la mano de otra amiga. Eso me destrozó, por primera vez, después de que terminamos, lloré, lloré de la manera más amarga posible.

Esta pequeña experiencia me acercó más al tema de la discriminación, de la homofobia, del orgullo LGBT. Con él fui por primera vez a ese Carnaval llamado "Marcha por el orgullo" -baby, la proxima tenemos que llevar máscaras con hartas lentejuelas y diamantina- y conocí a algunos de sus muchos amigos. Caray, todos guapos.

Después de la prepa la relación ha sido intermitente. Seguimos en contacto, aunque casi no nos podemos ver, cada quien ha caminado por rumbos difrentes. Ambos hemos encontrado el amor en hombres que nos hacen muy felices. Ha sido una relación algo extraña, aunque en buena parte me ha hecho como soy, ese trance me hizo aprender muchas cosas de mi misma, de lo que soy capaz de dar por una amistad.

Para ninguno de los dos ha sido fácil encontrar a ese alguien especial, pero Manu, sabes que estoy contigo como tu conmigo.


4 comentarios:

Angye dijo...

Válgame!!! Ahora sí quedé impactada porque me paso algo, si no igual, sí sumamente parecido y la verdad es que sí aprendes un buen... Ay ya me llegó la nostalgia sniff!!

TORK dijo...

Ay que liiiiiiiiiindo.

Sidurti dijo...

Angye: buu y yo que me sentía especial :( Pues creo que esto sucede más de lo pensado...aún así me quedé con la duda. Cuenta, cuenta
Tork: Si, es bien lindo,

Elizabeth dijo...

Ohhhh, así me gustan los blogs, tardo en encontrarlos pero cosas así son las que me sorprendes.
Te seguiré leyendo, me gustaste chica!