viernes, abril 24, 2009

Esperando lo mejor, preparados paralo peor

Siempre se me hiela la piel cuando llaman desde casa de los abuelos, sobre todo cuando buscan a mi madre.
A pesar de llevar mas de un año asi, con visitas a la clinica o al hospital, aun no me acostumbro, a veces me parece que mi madre ya se acostumbró y templó los nervios.
Me gustaria escribir muchas mas cosas sobre él, algunos hermosos recuerdos del tipico abuelo tierno y cariñoso, pero son muy pocos. Casi todos son relacionados con dulces en su tienda o las ultimas sonrisas que ha esbozado en ultimas fechas cada vez que lo visito.
Con todo esto del virus, me he distraido un poco, recuerdo todos los textos de El año mil de Duby, y todas mis notas sobre las repercusiones religiosas de La Peste. sin embargo, me sigo preocupando por él, pues al estar tan debil, al estar muriendo tan lento, su cuerpecito endeble esta en mayor riesgo.
Siempre que lo veo me pregunto si sera la ultima vez, y ya llegue al punto de no saber si es mejor esperar lo peor y que al fin pueda descansar.

No hay comentarios.: