jueves, abril 30, 2009

Días Raros

Ya pasó una semana desde que toda esta locura comenzó...oficialmente.

Me parece tan lejana la noche en que llegué a casa y mi mamá colgaba el teléfono: Una prima (una de mis heroínas) había alertado a unas tías sobre el brote de influenza. Esa misma tarde mi profesora, al negarme a saludarla bien de beso por un fuego en mi labio, nos comentó que había una epidemia de influenza.

Y de ahí´pal real.
Admito que incluso paso varios días encerrada en casa, pero una cosa es no salir porque no quieres y otra porque no hay a donde ir. En una de por si complicada ciudad llena de trabajos viales -¿A quién se le ocurre cerrar la mitad de Av. Revolución.. a lo largo? - ahora hay toda un psicosis y un ambiente medio raro.
Los museos y bibliotecas están cerrados, por favor, como si fueran centros de aglomeraciones, bueno, es un espacio más que propicio para que se desarrollen los hongos y bacterias, pero son tantos que hasta podrían combatir al virus.
Lo peor es que ya me quedé sin ver la exposición de la muñeca más famosa y odiada por todos Barbie, pues está anunciada hasta el 10 de mayo.

A veces me siento tan ajena a este mundo. Por ahora estoy en mi linda burbujita llamada hogar, el único lugar importante para ir era el hospital...el peor lugar para ir en estos momentos.
Todo lo que sé es de oídas: Que ya redujeron las visitas a uno por turno;que ya había infectados en el último piso y los tenían completamente confinados; que ya no quieren a gente demás en las salas; sólo se atienden emergencias y citas en la clínica; que en la semana se llevaron a un compañero de mi papá a la enfermería y salió en ambulancia derechito al hospital por una repentina fiebre; que castigaron a unos que se hicieron los graciosos con sus mascarillas -como éstos- y que mi papá la pensó dos veces para hacer lo mismo.

Ayer justamente me preguntaba un amigo argentino cómo está la situación por acá, pues a ellos les han llegado los rumores más alarmantes. A pesar de que allá, hasta ahora no se han reportado casos, también se instalaron cámaras térmicas para vigilar que no entre nada, y que tiene la impresión de que acá todos están metidos en su casa portando las mascarillas todo el tiempo, o que todos las personas caen enfermas masivamente cual película de ficción,acción y zombies.

Mientras tanto, intentaré irme a dormir -hay algo que me ha quitado el sueño ultimamente- o leer un poco los libros que tengo atrasados, nada como Los miserables o La Divina Comedia para levantar el ánimo ¿Verdad?

Y lo que falta....
Si algo puede salir mal,saldrá mal.

***
¡Meeeeeerde!!! Aún no puedo dormir, todavía tengo cosas que arreglar en la compu. :(

No hay comentarios.: