miércoles, julio 30, 2008

En perspectiva.

Al fin acabé mi licenciatura, y ha sido el momento bochornoso de evadir la horrible pregunta (casi tan horrible como aquella)
¿Y ahora qué vas a hacer?
Bueno, pues no lo sé. Por ahora tengo abierta una posibilidad, la cual no es mi máximo, pero en realidad es algo que deseo intentar, pues me parece que un cambio de aires me vendría bien. Toda mi vida he estudiado, y es tiempo de cambiar.
Como parte de ese viejo blog, me encontré con este comentario que hice, precisamente, al terminar de cursar todas mis materias ya que, oh niña lista, se me ocurrió acabar mis materias, servicio social y mi comprensión de idioma, en el tiempo reglamentario.

Cada uno de nosotros desarrolla, a lo largo de su vida ciertos sueños imposibles, esos sueños que hacen a los demás reír por lo inverosímiles, extraordinarios o extraños que parecen.
Sin embargo se trata de los sueños más anhelados, o a manera de fantasía para poder escapar de la realidad.
Hace años me hice el propósito de estudiar una carrera que me permitiera viajar en el tiempo y el espacio, que promoviera mi imaginación...y por alguna razón terminé estudiando Historia contando y leyendo historias.
Entré a esa carrera con la convicción de que es lo que me complace, me llena. Conocí a otras personas con la misma pasión, con intereses similares a los mios que en algunos casos fueron los mismos; algunos más tenían otros puntos de vista, otras vidas, otros sueños...
Personas y personajes pasaron frente a mí. Lecturas, viajes y "viajezotes" ... horas en las biliotecas, entre mil laberintos de murmullos, de palabras...murmullos que a veces se dejaban escuchar su historia.
Un crecimiento intelectual y emocional a lo largo de 4 años...
y después ¿qué? ...
Cuando inicié tenía la casi certeza de que terminaría como mesera en una de las empresas de mr. SLim... pero los uniformes impuestos no son de mi agrado.
YA enserio, de alguna manera me había hecho a la idea de que terminaría trabajando en algo no relacionado con la carrera. También mi deseo de colocar un espacio que al que pueda llamar "mío", un espacio perfecto para tomar un café, leer, conversar o meditar... (de momento sólo me tengo un cafecito llamado de los viciosos) .Pero ese es sólo uno de mis sueños incomprendidos...hay quienes no comprenden que después de años de estudio y de esparcimiento en pláticas de café es lo segundo lo que más llama mi atención. Déspués de cuatro años en una carrera de resistencia pues aquí les digo: Frente a ustedes tienen a un intento de historiadora con el sueño de tener un café o, en su defecto, trabajar en una y matar al dueño...
Es como mi otro sueño de comprar un auto de los llamados "vochos" en menos de $9000.. ya saben, uno de esos autos que lo único que tienen bien es el sistema electrico, tal vez el motor y tal vez la carrocería... o uno de esos vochitos con personalidad de pulga, aquellos que el motor hace que brinquen 50 cm. del piso en cada cambio de velocidades y haga a la gente apartarse. Quiero uno de esos carros con un ssinfin de trucos : como una combinación de 3 a la derecha, 5 a la izquierda, 23 a la derecha y apretar para que el radio pueda sintonizar una sola estación.
Pero por ahora son sólo sueños

No hay comentarios.: