jueves, marzo 06, 2008

Retos

Durante mi servicio social tuve que "trabajar" con adorables criaturas llamadas niños cuyas edades iban entre los 6 y 12...bueno, ese era el discuro oficial.
Se supone que los peques debían, al menos, saber leer y escribir para desarrollar las actividades programadas para ellos. Sin embargo muchos de los niños que atendíamos eran un poquito más pequeños...la nena más pequeña con la que trabajé fue una copia de Bu, la de Monsters Inc. Como de dos años, con carita de ángel, coletas y unos ojitos que mataban de ternura.
Todo ese trabajo era relativamente fácil: Explicación de conceptos de arte, inducir al niño para ir que desarrolle su imaginación y enfocarlo al trabajo manual...Clarom nunca faltó el niño que no quisiera trabajar, que simplemente no le interesara el arte o al que sólo dejaron en ese espacio a falta de niñera.Aún así era gratificante mi labor.Sí, los niños son encantadores especialmente cuando no son propios.

Ahora me he hechado encima todo un reto: Una niña de diez años que no tiene interés alguno en estudiar. Por ahora tengo que pelearme con algunos conceptos y estrategias de estudio... Y ya veremos cómo termina mi hígado.

Entre otras cosas, uno de los hombres de mi vida ha partido en Expedición. El viaje es de lo más interesante, lástima que no me enteré de la convocatoria a tiempo -aunque sinceramente no habría soportado alejarme tanto de mis seres queridos, una semana lejos de casa yo sola se me hizo más o menos eterna especialmente al pensar en esas cuatro gordas y mi cachorrito pues sólo yo los atiendo... ah, y ni que decir de mi familia la cual está pasando por una extraña transición-.
En fin, todo este viaje y el no poderme despedir de él en persona me hizo recordar su primer viaje a EEUU a sólo dos meses de haber comenzado nuestra relación. Dolió, y mucho, tenerlo lejos cuando recién habíamos iniciado nuestro juvenil romance...dos semanas para una adolescente enamorada fueron eternas horas pegada a la computadora -con conexión telefónica a internet- esperando un mail o cualquier otra señal de vida.

2 comentarios:

El Nahual dijo...

Eso de trabajar con niños es dificl para mi...uno o dos son faciles de controlar, pero más de dos me pueden volver loco.

Sidurti dijo...

si, es bien complicado trabajar con ellos, especialmente cuando tienes que marcar una diferencia y ponerte como figura de autoridad.
En mi caso hasta ahora me han visto como una niña más (en algunos casos) pero me ido curtiendo en eso del manejo de niños....eso sí, lo mejor de trabajar con niños es cuando se van a su casa.