viernes, enero 04, 2008

Un hijo Huevo .. o a huev


En algún momento de mi tierna educación en la Mansión de Amores a la profesora de Orientación Educativa se le ocurrió la idea de entregarnos un proyecto que cambiaría el curso de nuestras vidas : Tener un hijo... ficticio por supuesto.

La profesora estaba embarazada, así que en el ambiente de solidaridad algunas compañeras proponían que cuidáramos una muñeca durante dos semanas ... en cambio yo sugerí que mejor fuera un huevo.
De manera que las siguientes dos semanas todo el grupo se dedicó a cuidar un huevo. EL chiste del proyecto era saber que tener un hijo no era nada fácil, y que debíamos pensarlo muy bien antes de intentar cochinadas a nuestros tiernos XV años, y que los bebés son una responsabilidad, bla bla bla. Así que almenos durante la escuela debíamos cuidar y tratar a nuestro huevito como un bebé de verdad... y la profra. se aseguraría día a día que hicimos bien el proyecto por medio de un " Diario del bebé", revisiones diarias del huevo (jajaja qué raro suena esto) y un pase de lista diario sin contar con que el huevo llevaba una firma para asegurarse que al final de las semanas fuera el mismo.
Para hacerlo más interesante se sorteó el sexo y la cantidad de huevos para cuidar, el mío se llamaba Tomy y fue sólo uno ( y, si se fijan en el gorrito, es la muestra de que sí sé tejer). En realidad fue un hijo impuesto, yo no quería ser madre y así lo escribí en el diario-reporte.

El trabajito fue recibido entre indiferencia, alegría y enojo...total, era sólo un huevo...mejor dicho el cascarón, al menos algunas si le quitamos el relleno al huevo (no quiero imaginar el aroma después de traer dos semanas un huevo paseado ..jajaja) y lo vestimos, le hicimos camita, pañalitos, biberones, ropita, cunitas, muñequitos de peluche...Eso de andar con elfos y hadas es cosa de niños, nosotras andábamos con un huevo a cuestas (jajaja escribir huevo tantas veces me da mucha risa). Incluso la profra. a algunas nos bajó un punto el día que tembló en la ciudad y dejamos el huevo en el salón.
Lo confieso, muchas fuimos malas madres y se nos rompió el cascarón, algunas no lo repusieron... pero yo sí, sólo le cambié un poco la carita pero quedó muy bien y obtuve un díez.
PS:

Después de ese acontecimiento del huevo, el famoso proyectito fue impuesto en otros grupos, así que ya no fue tan raro ver a otras compañeras cargando su famoso huevo bebé.
Y ahora sé que tener un huevo no es nada fácil.

5 comentarios:

TORK dijo...

Y ahora sé que tener un huevo no es nada fácil.
Ahora imagínate tener 2...

Simpático ejercicio.

tabernera dijo...

JAjaja tener dos huevos.... o-varios es también muy complicado

Nisagié dijo...

Aver, a ver... primero que no hagas cochinadas! y luego que hagas revisiones diarias al huevo!!!

Quien entiende a estos profesores u.ú

Tambien me pusieron ese ejercicio, solo que acá hasta te casabas ¬¬, y nuestro huevo murió inmediatamente después de la calif... XD.

Küsse!!

TheJab dijo...

Ya lo dijo Les Luthiers: "...es tan hermoso poner un hijo..."

tabernera dijo...

Nisagié: A mi me tocó ser madre soltera, toda una vida de drama en la escuela que era sólo para señoritas.

The Jab: Poner un hijo, pero no cuidarlo es taaan hermoso.