domingo, septiembre 30, 2007

preguntas

¿Acaso seguirás siendo la misma persona que conocí?
Seguramente seguirás pensando que es mejor seguir así, en la soledad defendida por una soltería idealista. Que " hay alguien" aguardando por tí y, que tarde o temprano, llegará a tí en una trama digna de llevar al cine. La historia de dos que se conocieron.
Seguramente llevarás ya la mitad de la trama hilada perfectamente en tu mente: cada mirada, cada palabra, cada movimiento y cada caricia encuadradas perfectamente con todo y música de fondo...Sí, lo tienes todo perfectamente planeado, excepto por el rostro de la otra persona. Aún no le conoces y le tienes perfectamente delineados todos sus defectos.
Te miras en el espejo y aún temes reconocerte. Saber que no eres quien aparentas ni quien presumes ser. Tal vez tu tarjeta de presentación diga todo lo que deseas, pero no termina de complacer. ¿Existe alguien en este mundo que pueda complacerte? ¡Ah! Se me olvidaba. Una vez lo tuviste, una vez llegó alguien a quien tu le apostaste todo y perdiste. Sí, perdiste al depositar en una sola persona cada sueño y esperanza, cada anhelo y susurro hasta que le sofocaste.
Desde entonces recorres el mundo en solitario, en una soledad que aparentas disfrutar y que en lo profundo termina por destruirte, te carcome. Por más que aparentas haberlo superado, por más que te disfrazas de cientos de sonrrisas no soportas verte en el espejo y ver su rostro fusionado con el tuyo.
Pregonas que andas buscando "otra oportunidad", que la lucha no abandonas, pero te niegas a olvidar. ¿También temes al olvido? ¿temes ser olvidado? ¿O temes olvidar a esa persona?
Prodigiosa memoria la tuya que no te perdonas ni un simple olvido...ni mucho menos a quienes te rodean. A cada paso que das, esta sombra de te sigue dejando un rastro en la tierra. ¿Es pesada?
Recuerda, recuerda. Mira atrás.

¿En dónde has quedado tú?
¿Se te ha olvidado que no eres el centro del mundo?

No hay comentarios.: