lunes, agosto 13, 2007

Voodoo princes?

A finales de los noventa, mientras terminaba mis estudios (risas) de secundaria en la H. Mansión de amores, una de mis mejores amigas nos tenía asoleadas con un grupo de britpop, osea, pop británico: Spice girls.
Después de un rato de convivencia con ella (cuatro horas diarias de lunes a viernes) terminé por aprender algunos de los nombres de las integrantes y un poco de gusto por algunas canciones. Ellas crearon todo un boom a su alrrededor entre sus canciones, sus miles de productos e imagen. Este grupo no desapareció por completo, al contrario, amenaza con regresar.

Hasta aquí no hay nada de extraordinario en ellas ( muy a pesar de la gran alegría de los fans). Sin embargo, hoy al encender el enigmático cuasi místico canal Infinito me he llevado una gran sorpresa: Mel B, una de las chicas del grupo antes mencionado tiene un programa.
Se trata de La princesa vodoo (o vudú). Un programa en el que la chica negra de la banda ha sido enviada a África para entrar en contacto con su pasado negro por medio de las prácticas religiosas. Claro, siempre al cuidado de un traductor y guía. Así, ella ha visitado un mercado de fetiches hasta a un curandero negro quien le permitió lanzar un "hechizo" para que alguien (léase Eddie Murphy, habrá que revisar las revistas de chismes pa´saber si funcionó), y vestido de princesa hasta convertirse al vudú por medio del ritual de ley.En este ritual para entrar a la rama-familia de los vudú tron se incluyó el sacrificio de pollos, uno de los cuales fue el encargado de decir "si " girándose sobre sí o no si no (da).
Tras semejante baño de cultura, recordé un curso sobre las religiones afrocubanas que tomé hace poco con, al parecer, una autoridad, Feraudy, diplomático cubano. Además de abrirme los ojos y quitarme algunos prejuicios al respecto de estas religiones ( ya no confundo el vudú y la santería, aunque aún no sé todo lo que deseo sobre los Yorubá), ese curso me sirvió para recordar cómo todas y cada una de las religiones son capaces de caer dentro de una comercialización y vanalización terribles, ya sea que desde el principio se plantee ser mero negocio o decline poco a poco en eso.
TAmbién me hizo recordar esa llamada "crisis religiosa-espiritual" que se vive en estos días con mayor descaro. Ingenuo sería considerar que, a lo largo de la Historia las religiones se hayan manifestado de manera pura, pero si ha habido épocas con mayor concenso ya sea por la mano de hierro, convicción o que de plano no existía algo mejor. Ahora, esto se ha vuelto un caos. En un país en el que se presumen "mayoritariamente católico" las casas de oración de " pare de sufrir" y los localitos de santería, magia, enlaces, amarres, velas, hechizos, limpias y "trabajitos" pululan por todos lados justo como los búlgaros en la leche.
Y al final sigo sin comprender. Tal vez hasta que cree mi propia religión y comiencen a llegar los grandes cheques con más de cuatro cifras comience a tener experiencias religiosas...
$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$


No hay comentarios.: