domingo, julio 15, 2007

Puerta

Salió buscando un poco de aire.
Elevó sus ojos al cielo y vislumbró siete aves en pleno vuelo. Mal augurio. Quizás de haber visto seis aves su destino hubiera sido diferente .
Dio media vuelta, levantó la falda y entró nuevamente. Corrió por toda la casa hasta llegar a la última habitación en donde guardaba desde hacía veinte años el sobre.
Sí, esa tarde, con ese cielo azul cruzado por siete aves negras era la señal. Ese sobre amarillento por el paso del tiempo debía ser abierto.

    • Lluvia negra.


Fue lo único que encontró escrito en el misterioso papel. Esa noche cayeron desde el cielo cientors de langostas.

No hay comentarios.: