jueves, junio 28, 2007

Grandes proezas

Cada vez que me entero de un nuevo record mundial roto recuerdo cómo esos records siempre me parecen estúpidos.
Algunos en serio no representan una gran proeza, sino que rayan en lo grotesco, como el de comer hotdogs en menos tiempo. Sin embargo a algunos les parece algo "genial" o destacable... buuuuhhh puras patrañas. Ser reconocido por hacer algo tan groootesco no es justo, pero con notas como esta comienzo a creen que existe la justicia divina (sí, esa justicia que divina e irónicamente se presentan para alegrarnos el día).
FP - martes, 26 de junio

TOKIO (AFP) - Fulminado por una artritis de la mandíbula a causa de su entrenamiento intensivo, el récordman mundial en comer el mayor número de perritos calientes en el menor tiempo posible, un japonés llamado Takeru Kobayashi, necesitará reposo.

"Mi mandíbula se niega a seguir la lucha", se disculpa en su 'blog' de internet Takeru Kobayashi, alias 'tsunami', explicando que una dolorosa artritis le condena por un tiempo a no abrir la boca más que un poco.

Este "accidente laboral" tuvo lugar cuando Kobayashi, de 29 años de edad, se entrenaba con la esperanza de batir su séptimo récord del mundo durante un famoso concurso de 'hot-dogs' el 4 de julio en Nueva York.

El año pasado rompió a todos sus competidores comiendo 53 perritos calientes y tres cuartos en solo 12 minutos.

'Tsunami' es también un especialista mundial en bolas de arroz y sesos de buey.

"Me avergüenzo por no haber sabido entender las señales de alarma que me enviaba mi propio cuerpo. Pero mi objetivo era ganar un nuevo título y batir un nuevo récord. No he sabido parar el entrenamiento tan cerca de la competición", se lamenta.

"He seguido entrenándome pese al dolor y finalmente me he cargado la mandíbula", admite este joven y delgado japonés.

Sin embargo, tiene la intención de ir al concurso de Nueva York y probar su suerte cueste lo que cueste.

Las delirantes actuaciones de Kobayashi han inspirado algunos juegos televisados en Japón donde los candidatos deben comer sushi o pasteles a toda velocidad.

La moda, sin embargo, bajó desde que en 2002 un alumno de un colegio de 14 años de edad murió ahogado intentando imitar una de estas competiciones en la cafetería del centro escolar.





No hay comentarios.: