domingo, enero 07, 2007

c´est tout

D´accord... on y va

Ya pasados los eufores por el año viejo que ya se fue, me siento lista y dispuesta para escribir sobre todo aquello que deseo olvidar... o al menos dejar bien bien atrás.
El 2006 empezó como cualquier otro. Cena y locura extrema en casa por ser anfitriones de la familia; mensajes sms por celular que a lo largo de la tarde-noche me llenaban el buzón del celular.

Familia, brindis, uvas, deseos, abrazos, apapachos y una madrugada de juegos, gritos y no dormir. A la mañana siguiente recibir visitas y pagar el prometido jamón horneado que un año atrás, cuando ni siquiera imaginaba que duraría con Él mas de veinticuatro meses, le había prometido.

Al menos así parecía prometer ese año 2006 que se auguraba como mi último año en la licenciatura y, al menos, un año de agitación al ser año electorero-mundialero.

En algún extraño momento, cuando la mayoría de la gente se preparaba para recibir las "mágicas energías primaverales" en un día de asueto por el H. natalicio de B. Juárez (y aún no me explico porqué no hacer lo mismo en el nacimiento de Hidalgo, Iturbide o mi amado Maximiliano + una larguísima lista de otros tantos personajes)...como decía, mientras que muchos se disponían al menos a descansar, mis ojos se deslavaban desde adentro. Los comienzos de una horrible pelea en casa me demostraban que es posible la deshidratación por llanto. Como bien me señaló 24 hrs. después Serindë "fue una maldita primavera".

Y a partir de ahí el año fue en declive... junto con mi autoestima. Palabras hirientes que aún calan fueron pronunciadas; actitudes de reproches y miles de momentos amargos... con algunos cuantos momentos dulces y de alegría...
Algunas fiestas familiares, REconocer a los verdaderos amigos y verme envuelta entre gente que me estima, que me quiere y me anima.
Haber pasado esos duros momentos ( que casi casi me mandan al psicólogo o psiquiatra) bien puedo pasar una Noche Oscura o encontrar mi Mysterium Tremends del que tanto habla Otto. Momentos duros, de soledad y llanto sola en mi habitación... pero con la satisfacción de haberme repuesto de todo ello.
Un par de peleas non gratas vía celular que fueron borradas junto con miles de mensajes de amor y amistasd ( me encantaría guardarlos todos pero las bandejas se me llenan).
Uff y ni se digan mis momentos de paranoia al final del año que se juntaron con los nacimientos de muchos sobrinos (bueno, fueron 4... pero bebés al fin y al cabo). Otro año más de asistir a Baby showers SÓLO como invitada. Buscar ropita de bebés pero SÓLO para regalar. AL final del año pude gritar NEGATIVO OTRA VEZ

Y a pesar de que este año los dioses me cargaron la mano haciendo que mis 22 inviernos me supieran a 23 fue un año en el que crecí, aprendí, maduré y lloré y lloré....
ADIOS 2006 ESPERO NO VOLVERTE A VER


No hay comentarios.: